Noticias

¿Cuánto influye la sarcopenia en el riesgo de padecer fracturas?

¿Cómo prevenir el deterioro de la masa muscular?


 

La pérdida de densidad ósea que se da con la edad no solo se ve supeditada a los cambios hormonales que se producen en nuestro organismo,  también pueden influir nuestros hábitos nutricionales y de actividad física.

 Otro factor que puede resultar clave es la sarcopenia (del griego sarx, "carne" y penia, "pobreza"); es decir, la pérdida degenerativa de masa, fuerza y función muscular que aparece con la edad. Esto se debe a que los músculos mantienen una interacción muy fuerte con los huesos, rodeándolos y ayudándolos a mantener su densidad.

La musculatura puede verse afectada por los mismos factores que perjudican a los huesos:

  • Cambios en los niveles hormonales
  • Factores de crecimiento y otras hormonas
  • Problemas digestivos de absorción de nutrientes

Dichos factores incrementan el riesgo de fracturas por fragilidad ósea. Esto sucede porque cuando los músculos pierden firmeza y fuerza, somos más propensos a sufrir problemas de equilibrio y caídas, provocando a su vez que los huesos estén expuestos a un mayor riesgo de fracturas.

Si bien la sarcopenia puede ser un factor genético, para prevenir el deterioro muscular que aparece con la edad, es importante evitar aquellos factores modificables que pueden contribuir a un mayor deterioro: sedentarismo e insuficiencias nutricionales.

Mantener activos los músculos garantizará un retraso en la disminución de masa y fuerza de los músculos, además de ayudar a fortalecer los huesos. Mientras que el consumo de alimentos ricos en proteínas y minerales como el magnesio, el manganeso y el boro, le brindará a las fibras musculares los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo.

Solo así lograremos un aparato músculo-esquelético fortalecido que nos permita llevar a cabo todas las actividades que nos hacen felices sin preocupaciones.