Noticias

¿Por qué tendemos a aumentar de peso con la edad?

Conocé los motivos más comunes y cómo contrarrestarlos.


 

A medida que envejecemos, nuestro metabolismo se vuelve más lento y esto contribuye a que, si no modificamos ciertos hábitos, sea más fácil que aumentemos de peso. Pero el metabolismo no es la única razón por la que acumulamos kilos de más. Aquí algunos de los otros “culpables”:

El estrés: con el paso del tiempo nos acostumbramos tanto a convivir con él que no nos percatamos de cómo afecta la capacidad del cuerpo para optimizar los nutrientes de los alimentos que consumimos; esto se traduce en órdenes erróneas de nuestro organismo que impulsan a la ingesta en exceso de alimentos calóricos o poco benéficos.

La pérdida de músculo: A partir de los 30 años, perdemos entre un 2 y un 5% de masa muscular con cada década que pasa. Y, a menos que tomemos cartas en el asunto mediante una dieta equilibrada y ejercicio, esa carencia es reemplazada por grasa.

La revolución hormonal: El estrógeno, la progesterona y la hormona de crecimiento disminuyen su producción, por lo que nuestra composición corporal cambia; aumenta la grasa abdominal y disminuyen nuestras horas de sueño haciendo que aumente nuestro estrés.

La buena noticia es que, aunque parezca inevitable subir de peso con la edad, existen acciones que podemos llevar acabo para retrasar este proceso:

A partir de los 30 años, la clave para mantener un peso saludable está en la alimentación. Es importante planear nuestras comidas y no dejar que el hambre nos sorprenda cerca de algún snack poco saludable.

Cuando alcanzamos los 40 se vuelve fundamental la incorporación de proteínas para reforzar los músculos, y de calcio para fortalecer los huesos.

Después de los 50, además de llevar una alimentación saludable lo importante pasa por el ejercicio. En especial, aquel que implique la carga de nuestro propio peso, como andar en bici, salir a trotar o incluso bailar. Así evitaremos subir de peso y podremos prevenir enfermedades cardíacas u otras afecciones típicas de la edad, como la osteoporosis