Noticias

Correr para ganar

Durante los últimos años, “salir a correr” se transformó en una de las actividades físicas más populares. Enterate por qué en esta nota.




Aunque muchos consideren su auge como una moda pasajera, continúa sumando adeptos, porque es un ejercicio aeróbico completo y económico. Ya no hace falta pagar una cuota exorbitante en un gimnasio para quemar calorías. Basta con ponerse un buen calzado y salir a recorrer nuestra plaza o parque favorito.

La economía no es el único beneficio de este deporte. Al ejercitarnos, nuestro cuerpo libera dopamina, una hormona capaz de producir placer. Así que, en esos días en que no nos sentimos tan bien y queremos levantar un poco el ánimo, nada mejor que dar unas vueltas trotando por la ciudad al son de nuestra música preferida.

Otra hormona que producimos al correr es la serotonina. Esta maravilla nos mantiene alertas, contribuye a descargar la ira (porque genera sensación de paz y tranquilidad) y ayuda a regular los altibajos emocionales.

Hablando de emociones, muchos corredores describen a esta actividad como el momento diario de liberación. Ese lapso en el que nos podemos desconectar de las rutinas y preocupaciones para pensar en nosotras mismas, reflexionar o, simplemente, dejarnos llevar.

Más allá de lo espiritual, correr tiene muchos beneficios para nuestro organismo. Nos ayuda a regular el sueño, a incrementar nuestra resistencia, agilidad y capacidad respiratoria. Además, contribuye a tonificar los músculos y favorece el depósito de calcio en nuestros huesos

Así que, si todavía lo estás dudando, ponete algo cómodo, atate bien los cordones de las zapatillas y animate a disfrutar de este deporte todopoderoso.