Noticias

La influencia de los desórdenes alimenticios en la Osteopenia y la Osteoporosis

¿Cómo puede repercutir en la salud de los huesos una alimentación deficiente durante la adolescencia?


La influencia de los desórdenes alimenticios en la Osteopenia y la Osteoporosis

¿Cómo puede repercutir en la salud de los huesos una alimentación deficiente durante la adolescencia?

Se estima que durante la adolescencia adquirimos aproximadamente el 45% de nuestro contenido mineral óseo. La obtención de un depósito óptimo de mineral óseo dependerá de factores nutricionales, hormonales y de nuestro estilo de vida.

La mayoría de los desórdenes alimenticios aparecen durante esta etapa tan importante para la formación de hueso. La anorexia nerviosa, en particular, puede representar una complicación relevante al incidir en una etapa crítica del desarrollo esquelético.
Un estudio reciente determinó que hasta un 50% de las pacientes que sufrieron anorexia nerviosa durante la adolescencia, han presentado una densidad mineral ósea alterada, con riesgo de fracturas precoces o en la vida adulta.

Los factores que influyen en una baja densidad ósea tienen que ver con un diagnóstico tardío, la amenorrea (ausencia de la menstruación) y un peso bajo por períodos prolongados.

Por este motivo, se debe intentar identificar este desorden alimenticio de manera precoz para realizar un tratamiento que implique la recuperación del peso y de las menstruaciones, y una suplementación con Calcio y Vitamina D3.

Asimismo, la densitometría ósea es una prueba diagnóstica necesaria en el estudio y en el seguimiento de las pacientes para identificar la presencia de osteopenia u osteoporosis. En un estudio efectuado sobre 57 pacientes con diagnósticos de anorexia nerviosa, el 35% presentaban osteoporosis y el 58% osteopenia.

Otros estudios demuestran que la incidencia de tener una fractura de cualquier tipo, a partir de los 40 años, fue del 57% en las mujeres diagnosticadas con esta enfermedad en comparación con la tasa esperada de un 42% en una población de igual edad y sexo.

Está constatado que los factores nutricionales desempeñan un papel relevante en el proceso de mineralización ósea, ya que aportan nutrientes esenciales para la realización de este proceso, sobre todo en la adolescencia.

Por este motivo, es importante que ante la mínima sospecha acerca de cualquier desorden alimenticio, se recurra a la ayuda de un profesional médico que sabrá orientar tanto al paciente como a su familia sobre cómo tratarlo.

Fuente: http://www.elsevier.es/es-revista-medicina-clinica-2-articulo-metabolismo-mineral-riesgo-fracturas-anorexia-S0025775309009312