Noticias

Pilates: un ejercicio para todas las edades

¿Cuáles son sus beneficios para la salud óseo-muscular?


 

El método Pilates combina los ejercicios del deporte occidental con las disciplinas orientales como el Yoga, de allí la importancia de la respiración, la concentración y la relajación de cuerpo y mente.

Su creador, Joseph Hubertus Pilates sufría de asma y raquitismo en su juventud, y tras practicar una variedad de deportes, estaba convencido de que una postura y una respiración incorrecta pueden afectar a nuestra salud corporal: por eso pretendía entrenar a sus alumnos a conseguir el control total de su cuerpo en cada movimiento y ejercicio, trabajando la columna vertebral y todos los músculos para alcanzar el equilibrio y la resistencia perfectos.

A diferencia de otras disciplinas, el objetivo de este método no pasa por ganar músculos, por lo que se trata de un entrenamiento muy heterogéneo y escaso de repeticiones realizado con la máxima concentración para que sea realmente efectivo.

Pilates inventó unos 500 ejercicios diferentes para ser practicados tanto en suelo, con una colchoneta, o con la ayuda de aparatos específicos construidos por él mismo, cada uno formado por una estructura de madera, cables y muelles para mantener en tensión las partes del cuerpo que se están trabajando.

El método Pilates trabaja cada parte del cuerpo: el objetivo de la respiración es el de relajar los músculos, permitiéndoles un mejor alargamiento, y el mantener las posiciones durante un intervalo prolongado favorece un incremento de la tonicidad y de la fuerza muscular. Por último, agilidad y estabilidad también son elementos importantes para conseguir el objetivo marcado.

Además de los claros beneficios a nivel muscular, el Pilates ayuda a estilizar la silueta y a volverla más tonificada y flexible; a mejorar la circulación; y a reducir el estrés y las tensiones acumuladas durante el día. También mejora la postura.

En cuanto a la salud de los huesos, esta  práctica  contribuye a mejorar la estabilidad y la elongación, dos grandes beneficios que permiten evitar el riesgo de caídas y fracturas que conlleva la disminución de la densidad ósea.

Como con cualquier ejercicio, es importante que antes de realizarlo consultemos con un médico que nos indique si es el más adecuado para nuestras necesidades.