Noticias

Vitamina D: ¿Por qué es tan importante para la salud de nuestros huesos?

Es el complemento ideal del calcio en la lucha contra la osteoporosis. Te contamos cuáles son sus beneficios para el organismo.


 

A diferencia de otras vitaminas, como las A, B y C, que solo pueden ser adquiridas a través de alimentos o suplementos dietarios, la Vitamina D es la única que produce nuestro organismo.

Es conocida popularmente como ‘la vitamina del sol’, debido a que se produce naturalmente en el cuerpo después de la exposición a la luz del sol.

Desafortunadamente, muy pocos alimentos contienen vitamina D (por ejemplo: el salmón, la caballa o la yema de huevo). Esta es una de las principales razones por las que la deficiencia de vitamina D ha adquirido proporciones epidémicas en nuestra civilización. A esto se añade nuestro estilo de vida que determina una exposición solar escasa y esporádica.


¿Por qué la vitamina D es tan importantes para la salud de nuestros huesos?

La vitamina D permite que el cuerpo absorba calcio, un mineral esencial para la formación ósea durante la niñez y que evita que los huesos se debiliten y se rompan con facilidad durante la adultez. Incluso con una adecuada ingesta de calcio en nuestra dieta, el cuerpo no es capaz de absorberlo si no consumimos suficiente vitamina D.

Cuando esto ocurre, nuestro organismo se ve obligado a movilizar las reservas de calcio depositado en el esqueleto, debilitando la masa ósea existente e impidiendo la formación y el fortalecimiento de masa ósea nueva y resistente.

Recordemos que nuestros huesos son tejidos vivos que constantemente se desgastan y reemplazan. Durante toda la vida, el cuerpo busca compensar la pérdida de tejido óseo con la creación de tejido nuevo. La mayor masa ósea (en tamaño y fuerza) se alcanza aproximadamente a los 30 años de edad. A partir de allí, comenzamos a perderla y con el tiempo, esta pérdida puede causar osteopenia (una menor densidad ósea) y más tarde osteoporosis, una enfermedad en la que los huesos se debilitan y son más propensos a romperse (fracturas).

Por ello, es fundamental ingerir suficiente vitamina D y calcio para mantener nuestros huesos saludables y reducir el riesgo de osteopenia u osteoporosis.

Podemos obtener vitamina D a través de 3 tipos de fuentes: la exposición solar (con una correcta protección contra los rayos UV), la ingestión de alimentos que la contengan y por medio de suplementos dietarios, cuando sean necesarios.

Además, debemos complementar estos hábitos con ejercicio físico frecuente (en especial aquel en que se soporta peso).

Sin embargo, es posible que estas medidas no sean suficientes para detener la pérdida de hueso causada por nuestro estilo de vida, el consumo de ciertos medicamentos o los cambios hormonales desencadenados por la menopausia. Nuestro médico puede determinar si, además de tener una alimentación adecuada y de establecer un programa de ejercicio físico, necesitamos de algún medicamento para disminuir el riesgo de osteoporosis.